“Recopilas”, una de las nuevas campañas ambientales del Municipio

Tras el enorme éxito alcanzado con los programas impulsados por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable, ésta semana se dieron a conocer dos nuevas propuestas que buscan seguir preservando la salud de los seres vivos y el ambiente en general.

El proyecto de recolección y almacenamiento de pilas en desuso lleva el nombre de “Recopilas” y pretende la colocación de veinte puntos de acopio en sectores estratégicos. Una vez llenos esos puntos, se efectuará la recolección y se almacenarán en un lugar seguro, identificados y clasificados como lo dispone la Ley Nacional N° 24.051.

Los puntos comenzarán a instalarse en la Secretaría de Ambiente, ubicada en calle Uriburu y la oficina del EAMSEP, sobre calle Elena de la Vega. En el corto plazo, también se podrán observar en la sede del EPEN, la CEEZ, Vialidad Provincial y Nacional.

Es importante señalar que el mayor riesgo se produce cuando las pilas o baterías son desechadas al ambiente sin ningún tipo de tratamiento o almacenamiento adecuado. No son biodegradables, son corrosivas y presentan alto nivel de toxicidad y peligrosidad.

Los metales pesados que pueden lixiviar al suelo y fluir por cursos de agua y acuíferos, contaminando el recurso natural y afectando la salud de los seres vivos.

A saber: una pila “botón” de mercurio puede a contaminar 600 mil litros de agua, el equivalente al consumo de 30 personas en toda su vida. Los componentes tóxicos no son biodegradables y se acumulan en los tejidos y órganos del cuerpo, pueden provocar efectos irreversibles sobre la salud; enfermedades tales como cáncer, daño al cerebro, los riñones y, en caso de las embarazadas, puede ocasionar graves daños al feto, retraso mental, falta de coordinación, ceguera y convulsiones.

Etiquetado .