El agua de mi pueblo

Un trabajo de investigación sobre el acuífero de Zapala, que tiene unos 300 metros de profundidad, concluyó que el agua que proporciona es una de las más ricas de Latinoamérica. Está filtrada de manera natural por la presencia de basalto en toda esa zona, que es el que ayuda a limpiar el agua de las precipitaciones.

Un proyecto que comenzó con la inquietud de saber de dónde surge este recurso que utiliza la localidad y que las llevaría, más tarde, a descubrir que el agua del acuífero de Zapala, capaz de llegar a los 300 metros de profundidad, es la más rica de América Latina.

Un plan que consistió en organización, recolección de información, entrecruzamiento de datos y sobre todo tiempo. Una vez que fueron obteniendo el material necesario para entender e hilvanar los conceptos se contactaron con el organismo que extrae y distribuye el agua local -EAMSEP- para luego profundizar en el ciclo hidrológico del mismo, es decir conocer toda la realidad de cómo llega el agua a los domicilios.

“Fuimos a la planta donde observamos cómo se extrae el agua y cómo llega a nuestros hogares. Tuvimos acceso a la red de cañerías que llevan el agua y accedimos a todos los análisis del agua que periódicamente se toman en distintos lugares de la ciudad y en las perforaciones y que se envían a analizar al Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) en Neuquén, para tener datos ciertos de su calidad.

El trabajo fundamenta que a través de un estudio de campo y de documentación obtenida de diversos conocimientos científicos en la historia de la localidad, la calidad del agua es apta para uso doméstico, agrícola e industrial, según los parámetros que se establecen en el Código Alimentario Argentino, ya que la zona es rica en basalto, un elemento formado por lava de volcán seca, que actúa de filtro natural de agua de precipitaciones que caen en la zona. Luego, la bomba de extracción de la ciudad separa el agua de la arena para llevarla a la planta de tratamiento, donde se agrega cloro de manera de hacerla potable.

Fue un proyecto reconocido por el ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación y obtuvo la primera mención en el concurso “El agua en la región del Comahue – 10ª edición”, de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC) y recibió menciones en Tecnópolis y en la Feria de Ciencia provincial.

“Nos abrió muchas puertas porque comenzaron a invitarnos desde distintos lugares para exponer y así participamos en distintas jornadas, Congresos Internacionales dentro del país e incluso para exponer también en Estados Únicos, aunque no pudimos ir”, relató Pelz.

Además, participaron en el Foro Mundial del Agua en Francia –donde disertaron a través de Internet-, y donde el proyecto dio lugar al primer Foro del Agua de los niños y niñas de Zapala como una herramienta de educación ambiental.

“Este trabajo en equipo y los logros obtenidos nos llenan de orgullo por lo que ha implicado y sigue implicando en nuestras vidas”, finalizó Patricia.

Etiquetado .