Qué piensan los vecinos de Zapala

Por qué la eligen para vivir o desarrollar sus actividades, qué le falta a la ciudad para mejorar en materia de infraestructura, en oferta educativa, qué obras ven como prioritarias. La gente común, de barrio, opina sobre el presente de la localidad.

Richar Fuentes

Richar Fuentes vive en Zapala hace 37 años y trabaja para una institución pública. Asentado en el barrio CGT asegura que aunque Zapala creció y se expandió rápido en los años, sigue siendo tranquila para vivir y disfrutar con su familia.

“Debemos agradecer a Dios la posibilidad de tener el acuífero, que abastece a la ciudad de agua sana y natural”, comenta este vecino. Su deseo es que se puedan asfaltar más calles.

“Aunque económicamente estamos impedidos por la situación de pandemia que estamos viviendo, sería bueno que el intendente Koopmann, pueda llevar a cabo el proyecto de asfaltar más calles, ya que hay barrios que desde que se hicieron aún no tienen”.

Aunque el retorno a las aulas todavía no esté definido, Richar expresa con entusiasmo su alegría por la pronta inauguración de la Escuela N° 194, que estrenara edificio en la intersección de las calles La Pampa y 9 de julio.

“Estoy contento porque esa es la escuela donde mi hija es alumna”. Se trata de una escuela primaria que recibirá a más de 300 estudiantes y contará con un SUM; área de gobierno; sala multipropósito; seis salas comunes; biblioteca; sala de informática y patio, entre otras dependencias.

María de los Ángeles Luna Barbieri

María de los Ángeles Luna Barbieri, 23 años, vive en el Barrio 25 de Mayo.

María tiene una visión muy positiva de la ciudad, y considera que se están ejecutando proyectos para embellecerla y poder disfrutar de su paisaje. “En este momento veo a Zapala creciendo en espacios verdes para los jóvenes”.
La joven señala que la ciudad es tranquila y que “no es un lugar donde se vive a full, sino que tenés la posibilidad de disfrutar de tu familia, amigos y en paz”.

En cuanto a la educación piensa que “cambiaria la oferta académica y laboral para que todos los chicos que quieren un futuro no se tengan que ir de Zapala para poder estudiar”.

Su deseo es que se realicen más actividades de limpieza integral en el barrio, crear más espacios verdes, y que se trabaje en la conciencia colectiva de la comunidad.

“Al barrio le cambiaria muchas cosas, como accionar trabajos de limpieza, poner más césped, árboles, plantas para que le de otra vista y que trabajemos en la conciencia vecinal para que eso sea posible”. “Agradezco vivir en una ciudad que nos brinda agua mineral que se consume sin problemas. Espero tomemos conciencia de ello y dejemos de derrochar”.

Rosa Ester Tisot de Aguerre

Rosa Ester Tisot de Aguerre, le dicen Rosi, tiene 80 años y vive en la calle Chaneton hace 50 años.

Rosa nació en Bahía Blanca. Llegó a Zapala en los brazos de sus padres cuando tenía un año. “Mis padres se vinieron por razones laborales. En esta ciudad crecí, me crié, me casé, tuve dos hijos y por eso la amo”. “Me desempeñe como docente. Trabajé 22 años como maestra jardinera y después mi título me habilitó para dar clases en la secundaria”.

Con el correr de los años, también se convirtió en profesora de música y participó 30 años en el coro municipal. Una mujer que le dedicó a Zapala 40 años de trabajo antes de jubilarse y actualmente da clases particulares de piano.

En su juventud, disfrutó de hacer deportes y participar en campeonatos. “Fui jugadora de básquet -como capitana del equipo Club Rayitai-. Empezamos con campeonatos infantiles Evita y viajábamos a otras localidades a jugar”.

Es una mujer que destaca el crecimiento de la ciudad y asegura que, a pesar de no haber nacido acá, se siente totalmente zapalina.

“La elijo siempre y no la cambiaría por ningún otro lugar, me gusta todo lo que Zapala ofrece”.

Rosi expresa que siempre hay cosas que mejorar, como el arbolado urbano y su anhelo es que se asfalten más calles.

Adrián Zapata

Adrián Zapata, 31 años, estudiante de Ingeniería. Vive en el barrio 114 Viviendas, desde hace 20 años. Adrián se fue a estudiar ingeniería en La Plata. Actualmente, realiza su tesis desde Zapala, “a distancia por la pandemia”, explica.

Si bien no tiene en claro dónde va a residir el día que finalice su carrera asegura que su prioridad es un lugar tranquilo como su ciudad.

“No tengo definido donde iré una vez que me reciba, dependerá de la oferta laboral que más me convenga, pero me gustaría encontrar en Zapala esa posibilidad, o en su defecto en la zona centro de la provincia por la tranquilidad que representa y la seguridad que hay”.

Adrián cuenta que, cada vez que vuelve, disfruta del crecimiento de la ciudad y de mantener buenas relaciones con su comunidad.

“Cada vez que retorno a Zapala me encuentro con cosas que me gustan, una ciudad que creció en extensión manteniendo el espíritu de pueblo y con ello la calidez y solidaridad de la gente, donde prácticamente nos conocemos todos, e incluso sin conocernos nos saludamos”.

Su deseo en este aniversario es que se asfalten más calles, que se creen más espacios verdes y embellecer los accesos a la ciudad para que el turismo que pasa se lleve una linda imagen de Zapala.

Juan Guillermo Cabas

Juan Guillermo Cabas nació en Zapala en 1955. Cabas es hijo de una pareja chilena que llegó a la ciudad en el año ‘52. Vive en el barrio Chachil desde hace casi 20 años. “Mis padres son chilenos, vinieron en 1952, y formaron una hermosa familia”.

Juan agradece tener la posibilidad de vivir en una ciudad cerca de sus hermanos, hijos, nietos y donde, además, con esfuerzo, cumplió el sueño de la casa propia. “Es una ciudad muy hermosa, me asenté en el barrio Chachil, desde el año ‘81 donde conseguí un terreno y empecé a construir mi casa con esfuerzo propio”.

En cuanto al barrio asegura que cuenta con el banco, salitas de salud, aunque le gustaría mejorar la limpieza y que se erradiquen los microbasurales. “Estamos un poco mal con el tema de la basura, pero creo que de a poco se van hacer las cosas bien”.

Juan elige a Zapala por las oportunidades que tuvo por tener la posibilidad de disfrutar de sus afectos.

Alex Ramírez

Alex Ramírez vive en el barrio 180 Viviendas hace 14 años y asegura que es un lugar tranquilo. Actualmente trabaja. Finalizó la secundaria en la EPET N° 11 hace dos años y aspira a estudiar Ingeniería Eléctrica y que se creen más carreras universitarias en la ciudad.

“Lo que me gusta de Zapala es la ayuda que brinda la gente, y su actitud a pesar que no hay muchas fuentes de trabajo”.

Su deseo es que se asfalten más calles, que se controle más la seguridad y trabajar en el desarrollo productivo y económico de la ciudad.

“Elijo a Zapala porque es tranquilo y tengo a mis amigos y mi familia”.

También considera que hay muchas cosas para hacer, como traer más fuentes laborales y apoyar a las y los emprendedores locales con sus proyectos.

Jorge Huarrau

Jorge Huarrau, zapalino de 57 años, tiene una pequeña empresa familiar de sonido y electrónica que supo consolidar con los años.

Jorge resalta que Zapala es una ciudad tranquila y que las personas son muy amistosas, cordiales y eso genera que se entablen buenas relaciones con los vecinos.

“Como prioridad, me gustaría que se conformen comisiones vecinales para tramitar mejoras en mi barrio como asfaltar las calles”

“Que se generen espacios donde los chicos puedan realizar actividades físicas, teniendo en cuenta la importancia y el rol que cumplen esos lugares y cómo influye en la calidad de vida de las personas, de manera individual y familiar”.

“Hace años teníamos el Club Trasandino, donde los chicos desarrollaban sus actividades, eso hizo que la gente del barrio en aquel entonces, sea más unida. Y me gustaría fomentar eso en mi ciudad”.

Patricia Pino

Patricia Pino, 38 años, es zapalina y ama de casa. Desde hace 17 años vive en el Barrio Antena y está orgullosa de vivir en una ciudad tranquila que elige día a día.

Su deseo es que se asfalten más calles y poder implicarse más con los vecinos y vecinas para gestionar mejoras para el barrio.

“Me gustaría que se puedan asfaltar las calles de mi barrio y que con mis vecinos nos involucremos, aportemos más y nos comprometamos a mejorarlo”.

También, considera relevante crear espacios verdes adaptados para chicos y chicas, “Sería importante generar más espacios de recreación para los chicos y en mejores condiciones porque actualmente tenemos unos juegos en mal estado y todos deberíamos cuidar y preservar”.

Como vecina destaca la generosidad entre sus pares y que no importa la circunstancias siempre hay una mano solidaria.

“Sé que en época de pandemia las cosas se ponen difíciles, aunque reconozco que yo no lo pase tan mal y pude formar parte de un equipo solidario entre el municipio y vecinos para ayudar a quienes lo necesitaban. Cociné durante dos meses para 17 familias”.

Su deseo más profundo en este aniversario de la ciudad es que la gente pueda realizar sus sueños y que sus hijos sean partícipes y colaboren con el crecimiento de Zapala para que la juventud no se vaya a cumplir sus sueños a otros lados.

Fernanda Adad

Fernanda Adad, zapalina de 35 años y arquitecta. Estudió en Córdoba donde vivió 9 años de su juventud, conoció a su marido y después de nacer su hijo decidió volver a Zapala.

Asentada nuevamente ya hace 7 años vive en pleno centro de la ciudad donde desarrolla su profesión de manera dinámica y tranquila. Tiene su propio estudio de arquitectura y aspira a poder cumplir el sueño de su casa propia.

“Volví a Zapala cuando nació mi hijo, porque junto con mi pareja nos pareció un buen lugar para que nuestra familia crezca y se consolide”.

Fernanda asegura que Zapala es un lugar tranquilo, donde se puede disfrutar de la familia, amigos y donde hay muchas oportunidades para desarrollar su profesión.

“Estamos muy agradecidos a Zapala y creo que es un lugar muy bueno para emprender nuevos proyectos”.

En cuanto a la expansión de la ciudad considera que hay mucho para mejorar en cuanto a la forma en que se piensa el crecimiento de ella. “Desde que volví me sorprende cómo se ha expandido con una notable falta de labor urbanística. Espero que este aspecto se pueda revisar y mejorar con conciencia colectiva, ya que la ciudad somos todos”.

Ramón Omar Leiva

Ramón tiene 77 años y vive en Zapala desde el ´99, año en el que consiguió su terreno y construyó su casa.

“Me vine de Rincón en 1999 y ya me establecí acá porque tenemos un terreno en la Sección XV. Esperamos 11 años y con el correr del tiempo logramos tener una casa propia que era nuestro anhelo: la casa y vivir en Zapala”.

Considera que la ciudad, aunque se ha expandido, continúa quedada en el tiempo pero con ideas y proyectos quiere empezar a cambiar, al menos, la realidad de su barrio.

“Veo bien a Zapala, un poco quedada, pero creciendo de cualquier modo. Me gustaría tener mejores cosas para mi barrio, y le ruego a Dios concretar un pequeño emprendimiento para aportar mejorías en mi barrio”.

Su deseo es que la ciudad continué creciendo, que la comunidad contribuya para que eso pase y de la mejor manera: con fuerza, compromiso y humildad para crear un lugar mejor.

Fuente: Suplemento Aniversario Zapala – Diario Río Negro

Etiquetado .