“Astillas del mismo palo”, de Verónica Martínez

El domingo 8 de marzo, a las 21, horas, en la Casa de la Cultura se presenta “Astillas del mismo palo”
Verónica Martínez, actriz y directora, de 51 años, dirige obras que ella misma escribe. En el caso de “Astillas del mismo palo”, no solo la escribió, sino también actúa, acompañada del director Sebastián Fanelo que hace la parte técnica.

La dramaturga, nos cuenta que, “Astillas del mismo palo”, es un unipersonal al que llama también bíodrama (palabra compuesta entre drama y biografía), en homenaje a todas las mujeres empezando por las de su familia.

Desde muy pequeña, Verónica, fue criada por su abuela paterna. Su papá, fue un detenido desaparecido y su mamá se fue cuando ella tenía alrededor de tres años y se reencontraron nuevamente después de más de 30 años.

Por lo tanto, durante toda su vida fue construyendo su identidad a través de los relatos. Y, utilizó, la misma técnica que había aprendido, para organizar todas esas anécdotas y armar, de alguna manera, su historia familiar.

Cuando Verónica conoció a su mama, recuperaron mucho de su relación, y descubrió que escribía poemas. En ese momento, su madre ya estaba muy enferma y al tiempo falleció. Por lo que se quedó con todos los relatos y vivencias que había escrito a lo largo de tantos años.

Historia que estaban desordenadas y que le llevo años armar y desarmar para entender parte de su identidad.

Respecto a la obra, y a raíz de lo construido, Verónica señala que decidió hacer algo que tiene que ver con lo artístico y amoroso, que la ayude a trascender y que, de alguna manera, pueda compartirlo con muchas mujeres que se sientan identificadas por esas otras mujeres que las antecedieron.

Tiempo después, con la tarea de almacenar historias, de leer, clasificar, trabajar con el cuerpo, con colores, con la imaginación, con el armado de un guión, el trabajo fue tomando forma. El desenlace fue, a través de recolección de anécdotas, entrelazarlos con los poemas de su mamá y logró que, de alguna manera, se transforme en un hecho creativo y teatral.

“Puse el acento en las mujeres, en este caso, tomé en cuenta que muchas veces parte de lo que somos de lo que decimos y hacemos está inspirado en aquellas otras mujeres que nos antecedieron”, señaló la autora. Y, por lo tanto, “tomé de ellas lo que me pareció interesante de su historia para armar esos pequeños relatos de la obra”, finalizó.

“El bíodrama no es una obra triste, sino que tiene momentos muy divertido”, agregó.

Cabe destacar, que la función dura alrededor de una hora y, previo a ella, hay una intervención, con fotos antiguas de mujeres, que tiene que ver con lo que va a pasar después.

Etiquetado , .